Las razas de perros no explican su comportamiento tanto como creemos, según científicos

Una de las asociaciones genéticas más fuertes es "se atasca detrás de los objetos".
Una de las asociaciones genéticas más fuertes es "se atasca detrás de los objetos".

Muchas razas de perros se dedican exclusivamente a la apariencia, como los caniches y los pequineses. Pero muchas otras razas, como los galgos de carreras, se dedican a tareas específicas. Para muchas de estas tareas, el aspecto físico no es suficiente; el comportamiento también es importante, como el pastoreo de las razas de perros pastores o la búsqueda de varios perros perdigueros.

No es de extrañar que mucha gente atribuya estos comportamientos -y una gran variedad de otros menos útiles- a la raza de su perro y a su genética subyacente. Ahora, un amplio equipo de investigadores estadounidenses ha analizado si esta creencia es correcta. Y, con algunas excepciones, han descubierto que no lo es. Con un enorme panel de propietarios de perros voluntarios, demuestran que la genética del comportamiento canino se construye a partir de muchas influencias pequeñas y débiles, y que cada raza parece tener algunos miembros que simplemente no se comportan como esperamos.

El trabajo se basa en un proyecto de ciencia ciudadana llamado El Arca de Darwin. Se pidió a los participantes que dieran detalles sobre su perro, incluyendo si pertenecía a una raza establecida (ya sea certificada o inferida). También se les pidió que rellenaran breves encuestas en las que se preguntaba por 117 comportamientos diferentes. En total, se obtuvieron datos de unos 18.000 perros, aproximadamente la mitad de ellos de raza pura.

Esta información se combinó con datos genéticos, incluidas las secuencias genómicas publicadas anteriormente de más de 500 perros de raza pura. Los investigadores del nuevo estudio añadieron a los datos anteriores la obtención de secuencias completas del genoma de 27 perros de raza mixta, denominados colectivamente "chuchos de Mendel". También se realizó una secuenciación genómica menos exhaustiva en otros 2.000 perros con propietarios que rellenaron las encuestas de comportamiento.

El trabajo genético demostró que, como se esperaba, las razas individuales son mayoritariamente consanguíneas (la excepción significativa fue el mastín tibetano, que está emparentado de forma lejana con la mayoría de las razas caninas modernas y se dejó fuera de estos análisis). Sin embargo, a pesar de la endogamia, apenas hay variantes genéticas exclusivas de una sola raza. De las casi 17.000 variantes individuales analizadas, sólo 332 se encontraron en una sola raza.

El equipo descubrió que los propietarios solían saber cuál era la raza de su perro (a menos que fuera un chucho). Alrededor del 90 por ciento de los perros certificados como pertenecientes a una raza parecían compartir el 85 por ciento o más de su ADN con miembros de raza pura de esa raza. En el caso de los perros sin certificado de cría, este porcentaje se redujo a cerca del 60 por ciento.

Con estos datos, los investigadores confirmaron un trabajo publicado anteriormente que mostraba que muchos rasgos físicos, como la longitud de las patas y las propiedades del pelaje, tenían un claro componente genético.

Los investigadores examinaron la genética del comportamiento de dos maneras diferentes. Una de ellas consistió en examinar las respuestas a las preguntas individuales de la encuesta y determinar si estaban asociadas a alguna variante genética. Este método tuvo el divertido resultado de que el comportamiento individual con la asociación genética más fuerte fue "se queda atascado detrás de los objetos", que redujeron a una pequeña región que contiene un gen asociado con la capacidad cognitiva en los humanos. Los aullidos terminaron en una región cercana a un gen implicado en el lenguaje humano.

También agruparon las preguntas de la encuesta en grupos que representaban tendencias generales de comportamiento, como la voluntad y la capacidad de seguir instrucciones humanas, la sociabilidad hacia otros perros y el deseo de contacto humano. Muchos de ellos tenían un componente genético significativo, responsable del 25 por ciento o más de las diferencias de comportamiento en cuanto a la sociabilidad con los humanos, el comportamiento dirigido a los juguetes y la capacidad y el interés por responder a las órdenes. Pero los efectos eran en general bastante débiles, y los chuchos sólo mostraban un 9 por ciento de sus tendencias de comportamiento que podían explicarse por factores genéticos.

Para determinar si alguno de estos comportamientos estaba relacionado con razas específicas, los investigadores compararon la relación raza/comportamiento de los miembros de una raza con la misma relación en perros seleccionados al azar de toda la población. En general, no había mucho. Sólo el 5 por ciento de las combinaciones raza-comportamiento estaban significativamente vinculadas, en comparación con el 40 por ciento de las vinculaciones raza-apariencia.

Hay algunas conexiones claras, como que los border collies (un perro de pastoreo) suelen seguir bien las órdenes de los humanos. El problema parece ser que hay excepciones para cada comportamiento. El 90% de los galgos, por ejemplo, no parecen enterrar sus juguetes, pero tres de ellos lo hacían con frecuencia. Por lo tanto, incluso si un rasgo tiende a estar fuertemente asociado con una raza específica, la raza no ha sido criada para ello el tiempo suficiente para fijar ese comportamiento por completo.

Una de las advertencias aquí puede ser que las personas que tienen perros de raza pura pueden tener expectativas con respecto a su comportamiento e interpretar las cosas que los perros hacen en consecuencia. Y hay algunas pruebas de ello. Los Golden Retriever tienen fama de ser perros amistosos, y sus dueños suelen decir que sus mascotas no temen a los extraños. Pero los investigadores pudieron identificar a los chuchos con una importante ascendencia de golden retriever y descubrieron que el comportamiento de estos perros es muy variado.

A pesar de esta advertencia, algunos comportamientos parecen tener un componente genético importante, y algunos de estos comportamientos han sido parcialmente seleccionados en algunas razas específicas. Pero hay dos razones para esperar que la genética de estos comportamientos sea complicada. Como señalan los investigadores, la primera es que la mayoría de las razas modernas sólo se originaron hace unos 150 años, por lo que el número de generaciones para fijar rasgos sutiles como los comportamientos ha sido muy escaso.

El segundo problema es que, en los humanos, los comportamientos complicados suelen estar moldeados por muchos factores genéticos que, al menos individualmente, tienen una influencia débil. No hay ninguna razón real para esperar que sea diferente en los perros, lo que hace mucho más difícil seleccionar ese comportamiento en una raza.

Para los propietarios de perros reales, pueden estar seguros de que existe una influencia genética real en algunos comportamientos de la raza. Y, si su propio perro parece ser un completo mutante en lo que respecta a su comportamiento... bueno, es posible que lo sea.

Fuentes, créditos y referencias:

Kathleen Morrill et al, Ancestry-inclusive dog genomics challenges popular breed stereotypes, Science (2022). DOI: 10.1126/science.abk0639. www.science.org/doi/10.1126/science.abk0639

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram