Porque es más probable que la inteligencia extraterrestre sea artificial que biológica

 

Porque es más probable que la inteligencia extraterrestre sea artificial que biológica
Are we listening in vain? Credit: sdecoret/Shutterstock

¿Hay vida inteligente en otros lugares del universo? Es una pregunta que se ha debatido durante siglos, si no milenios. Pero sólo recientemente hemos tenido una oportunidad real de averiguarlo, con iniciativas como Seti (Search for Extraterrestrial Intelligence) que utilizan radiotelescopios para escuchar activamente mensajes de radio de civilizaciones extraterrestres.

¿Qué deberíamos esperar detectar si estas búsquedas tienen éxito? Mi sospecha es que es muy poco probable que se trate de hombrecillos verdes, algo sobre lo que especulé en una charla en una conferencia de Breakthrough Listen (un proyecto de Seti).

Supongamos que hay otros planetas donde comenzó la vida y que ésta siguió algo parecido a una evolución darwiniana (lo que no tiene por qué ser el caso). Aun así, es muy poco probable que la progresión de la inteligencia y la tecnología se produzca exactamente al mismo ritmo que en la Tierra. Si se quedara muy atrás, ese planeta no revelaría ninguna evidencia de vida extraterrestre a nuestros radiotelescopios. Pero alrededor de una estrella más antigua que el Sol, la vida podría haber tenido una ventaja de mil millones de años o más.

La civilización tecnológica humana sólo se remonta a milenios (como mucho), y puede que sólo pasen uno o dos siglos más antes de que los humanos, formados por materiales orgánicos como el carbono, sean superados o trascendidos por la inteligencia inorgánica, como la IA. La capacidad de procesamiento de los ordenadores ya está aumentando de forma exponencial, lo que significa que la IA del futuro podría ser capaz de utilizar muchos más datos que en la actualidad. Parece que entonces podría hacerse exponencialmente más inteligente, superando la inteligencia general humana.

Tal vez un punto de partida sería mejorarnos a nosotros mismos con modificaciones genéticas en combinación con la tecnología, creando ciborgs con partes en parte orgánicas y en parte inorgánicas. Esto podría ser una transición hacia inteligencias totalmente artificiales.

La IA podría incluso ser capaz de evolucionar, creando versiones cada vez mejores de sí misma en una escala de tiempo más rápida que la darwiniana durante miles de millones de años. La inteligencia orgánica de nivel humano sería entonces sólo un breve interludio en nuestra "historia humana" antes de que las máquinas tomen el relevo. Por lo tanto, si la inteligencia extraterrestre hubiera evolucionado de forma similar, sería muy poco probable que la "pilláramos" en el breve lapso de tiempo en el que todavía estaba encarnada en forma biológica. Si detectáramos vida extraterrestre, sería mucho más probable que fuera electrónica que de carne y hueso, y puede que ni siquiera residiera en planetas.

Por tanto, debemos reinterpretar la ecuación de Drake, establecida en 1960 para estimar el número de civilizaciones en la Vía Láctea con las que podríamos comunicarnos. La ecuación incluye varias suposiciones, como el número de planetas que hay, pero también el tiempo que una civilización es capaz de lanzar señales al espacio, que se estima entre 1.000 y 100 millones de años.

Pero la vida de una civilización orgánica puede ser de milenios como máximo, mientras que su diáspora electrónica podría prolongarse durante miles de millones de años. Si incluimos esto en la ecuación, parece que puede haber más civilizaciones ahí fuera de lo que pensábamos, pero que la mayoría de ellas serían artificiales.

Incluso podríamos replantearnos el término "civilizaciones extraterrestres". Una "civilización" connota una sociedad de individuos. En cambio, los extraterrestres podrían ser una única inteligencia integrada.

Descifrar los mensajes

Si Seti tuviera éxito, sería poco probable que grabara mensajes decodificables. En su lugar, podría detectar un subproducto (o incluso un mal funcionamiento) de alguna máquina supercompleja mucho más allá de nuestra comprensión.

Advanced extraterrestrials could build Dyson spheres. Credit: Eduard Muzhevskyi/Shutterstock
Advanced extraterrestrials could build Dyson spheres. Credit: Eduard Muzhevskyi/Shutterstock

Seti se centra en la parte de radio del espectro electromagnético. Pero como no tenemos ni idea de lo que hay ahí fuera, deberíamos explorar claramente todas las bandas de ondas, incluidas las partes ópticas y de rayos X. En lugar de limitarse a escuchar las transmisiones de radio, también deberíamos estar atentos a otras pruebas de fenómenos o actividades no naturales. Entre ellos se encuentran las estructuras artificiales construidas alrededor de las estrellas para absorber su energía (esferas de Dyson) o las moléculas creadas artificialmente, como los clorofluorocarbonos -productos químicos no tóxicos y no inflamables que contienen carbono, cloro y flúor- en las atmósferas de los planetas. Estas sustancias químicas son gases de efecto invernadero que no pueden ser creados por procesos naturales, lo que significa que podrían ser un signo de "terraformación" (cambiar un planeta para hacerlo más habitable) o de contaminación industrial.

Yo diría que incluso valdría la pena buscar rastros de alienígenas en nuestro propio sistema solar. Aunque probablemente podamos descartar la visita de especies similares a la humana, hay otras posibilidades. Una civilización extraterrestre que dominara la nanotecnología podría haber transferido su inteligencia a pequeñas máquinas, por ejemplo. Entonces podría invadir otros mundos, o incluso cinturones de asteroides, con enjambres de sondas microscópicas.

E incluso si recibiéramos un mensaje de radio decodificable, ¿cómo podríamos saber cuál sería la intención del remitente superinteligente? No tenemos ni idea: pensemos en la variedad de motivos extraños (ideológicos, financieros y religiosos) que han impulsado los esfuerzos humanos en el pasado. Puede que sean pacíficos e inquisitivos. Incluso, de forma menos evidente, podrían darse cuenta de que es más fácil pensar a bajas temperaturas, alejándose de cualquier estrella, o incluso hibernando durante miles de millones de años hasta que se enfríe. Pero podrían ser expansionistas, y ésta parece ser la expectativa de la mayoría de los que han pensado en la trayectoria futura de las civilizaciones.

El futuro de la inteligencia

A medida que el universo evoluciona, las especies inteligentes pueden volverse insondablemente inteligentes. Basta con pensar en nuestro propio futuro. Con el tiempo, los nacimientos y las muertes estelares en nuestra galaxia se irán haciendo cada vez más lentos, hasta que la Vía Láctea choque con la galaxia de Andrómeda dentro de unos mil millones de años. Los restos de nuestra galaxia, Andrómeda y sus compañeras más pequeñas dentro de nuestro grupo local de galaxias se agruparán a partir de entonces en una galaxia amorfa, mientras que las distantes se alejarán de nosotros y acabarán desapareciendo.

Pero nuestro remanente continuará durante mucho más tiempo, lo suficiente, quizás, para que surja una civilización que podría estar en posesión de enormes cantidades de energía, incluso aprovechando toda la masa de una galaxia.

Esto podría ser la culminación de la tendencia a largo plazo de los sistemas vivos a ganar complejidad. En esta etapa, todos los átomos que antes estaban en las estrellas y el gas podrían transformarse en un organismo gigante de escala galáctica. Algunos autores de ciencia ficción prevén una ingeniería a escala estelar para crear agujeros negros y agujeros de gusano, es decir, puentes que conecten diferentes puntos del espacio-tiempo y que, en teoría, proporcionen atajos a los viajeros espaciales. Estos conceptos están mucho más allá de cualquier capacidad tecnológica que podamos imaginar, pero no violan las leyes físicas básicas.

¿Somos artificiales?

Las inteligencias posthumanas también podrían ser capaces de construir ordenadores con una enorme capacidad de procesamiento. Los humanos ya son capaces de modelar algunos fenómenos bastante complejos, como el clima. Sin embargo, las civilizaciones más inteligentes podrían ser capaces de simular seres vivos -con conciencias reales- o incluso mundos o universos enteros.

¿Cómo sabemos que no estamos viviendo en una simulación creada por extraterrestres tecnológicamente superiores? ¿Quizás no seamos más que un entretenimiento para algún ser supremo que dirija ese modelo? De hecho, si la vida está destinada a crear civilizaciones tecnológicamente avanzadas que puedan crear programas informáticos, es posible que haya más universos simulados que reales, por lo que es concebible que estemos en uno de ellos.

Esta conjetura puede parecer descabellada, pero se basa en nuestros conocimientos actuales de física y cosmología. Sin embargo, deberíamos tener la mente abierta ante la posibilidad de que haya mucho que no entendamos. ¿Quizás las leyes que vemos y las constantes que medimos son sólo "locales" y difieren en otras partes del universo? Eso nos llevaría a posibilidades aún más asombrosas.

En última instancia, la realidad física podría abarcar complejidades que ni nuestro intelecto ni nuestros sentidos pueden captar. Algunos "cerebros" electrónicos podrían tener simplemente una percepción muy diferente de la realidad. Tampoco podemos predecir ni comprender sus motivos. Por eso no podemos valorar si el actual silencio radiofónico que experimenta Seti significa la ausencia de civilizaciones alienígenas avanzadas, o simplemente su preferencia.

 Este artículo ha sido publicado por The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram