Ya es oficial: La ciencia dice que las abuelas son buenas para ti

 

Ya es oficial: La ciencia dice que las abuelas son buenas para ti
Foto de Ekaterina Shakharova en Unsplash

Los científicos dicen que han demostrado lo que muchas personas que han tenido la suerte de crecer con las suyas han sabido siempre: Las abuelas tienen un fuerte instinto de crianza y están predispuestas a preocuparse por sus nietos.

Un nuevo estudio publicado el martes en la revista Proceedings of the Royal Society B es el primero que ofrece una instantánea neuronal de este apreciado vínculo intergeneracional.

Utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf), los investigadores de la Universidad de Emory, en el estado de Georgia, al sur de EE.UU., escanearon los cerebros de 50 abuelas a las que mostraron imágenes de sus nietos, que tenían entre tres y 12 años.

Como control, también se les mostraron imágenes de un niño desconocido, de un padre adulto del mismo sexo que su nieto y de un adulto desconocido.

"Reclutaron áreas del cerebro que están involucradas con la empatía emocional, y también áreas del cerebro que están involucradas en el movimiento y la simulación y preparación motora", dijo a la AFP James Rilling, antropólogo y neurocientífico que dirigió el estudio.

"Cuando ven estas imágenes de su nieto, están sintiendo realmente lo que el nieto está sintiendo. Así, cuando el niño expresa alegría, ellos sienten esa alegría. Cuando los niños expresan angustia, están sintiendo esa angustia".

Las mismas regiones del cerebro relacionadas con la motricidad también se iluminan en los cerebros de las madres, y se cree que están relacionadas con el instinto de coger a un niño o acercarse e interactuar con él.

En cambio, cuando las abuelas veían imágenes de sus hijos adultos, se producía una mayor activación de las regiones cerebrales relacionadas con la empatía cognitiva, es decir, con el intento de comprender lo que piensa o siente una persona y por qué, sin tanto compromiso emocional.

Esto, según Rilling, podría estar relacionado con la apariencia tierna de los niños, conocida científicamente como "esquema de bebé", que las crías de muchas especies comparten para evocar una respuesta de cuidado.

Primer estudio de este tipo

A diferencia de otros primates, los humanos son "criadores cooperativos", lo que significa que las madres reciben ayuda para criar a sus hijos.

Rilling, que ya había realizado una investigación similar sobre los padres, quiso dirigir su atención hacia las abuelas para explorar una teoría en antropología conocida como la "hipótesis de la abuela".

Ésta sostiene que la razón evolutiva por la que las mujeres humanas tienden a vivir mucho tiempo -más allá de sus propios años reproductivos- es para beneficiar a sus hijos y nietos adultos.

Se han encontrado pruebas que apoyan esta hipótesis en sociedades como la de los cazadores-recolectores Hadza del norte de Tanzania, donde las abuelas proporcionan tubérculos nutritivos a sus nietos.

El efecto también se ha visto en otras especies, como los elefantes, y se ha observado en las orcas, que al igual que los humanos -pero a diferencia de la gran mayoría de los mamíferos- también experimentan la menopausia.

"Esta es la primera vez que se observa el cerebro de las abuelas", afirma Rilling, quien explica que los estudios de escaneo cerebral en personas mayores se centran normalmente en el estudio de enfermedades como el Alzheimer.

También se pidió a las abuelas, procedentes de la zona de Atlanta (Georgia) y de diversos orígenes económicos y raciales, que rellenaran cuestionarios.

Las abuelas que informaron de un mayor deseo de implicarse en el cuidado tenían una mayor actividad en las regiones cerebrales de interés.

Por último, al comparar el nuevo estudio con los resultados de su anterior trabajo sobre los padres, Rilling descubrió que, en general, las abuelas activaban con más fuerza las regiones relacionadas con la empatía emocional y la motivación.

Sin embargo, subrayó que este hallazgo era solo una media y no se aplica necesariamente a un individuo determinado.

Rilling también entrevistó a cada uno de sus sujetos para conocer los retos y las recompensas de ser abuelo.

"El reto que más surgió fue la diferencia de opiniones con los padres sobre cómo criar a los nietos, sus valores, y la lucha constante por alejarse de ellos", dijo.

Por otro lado, "bromeamos sobre ello, pero muchas de ellas hablaron de cómo se puede devolver a los nietos, no es un trabajo a tiempo completo", dijo.

Muchas abuelas sentían que podían estar más presentes ahora que estaban libres de la presión económica y de tiempo que experimentaron al criar a sus propios hijos.

"Así que muchas de ellas afirmaron disfrutar más de ser abuelas que de ser madres", dijo.

Fuentes, créditos y referencias:

The Neural Correlates of Grandmaternal Caregiving, Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences (2021). DOI: 10.1098/rspb.2021.1997

© 2021 AFP

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram