Este antiguo pájaro con un "pico móvil" reescribe la historia de la evolución de las aves

Reconstrucción artística de la última ave dentada conocida, Janavis finalidens, en su entorno original, rodeada por el "pollo maravilloso", Asteriornis. Hace 66,7 millones de años, algunas partes de Bélgica estaban cubiertas por un mar poco profundo, y las condiciones eran similares a las de las playas tropicales modernas en lugares como las Bahamas. El Janavis era un ave marina muy grande, con alas largas y dientes en las mandíbulas. Habría cazado peces y criaturas parecidas a los calamares en el mar tropical. Crédito: Phillip Krzeminski
Reconstrucción artística de la última ave dentada conocida, Janavis finalidens, en su entorno original, rodeada por el "pollo maravilloso", Asteriornis. Hace 66,7 millones de años, algunas partes de Bélgica estaban cubiertas por un mar poco profundo, y las condiciones eran similares a las de las playas tropicales modernas en lugares como las Bahamas. El Janavis era un ave marina muy grande, con alas largas y dientes en las mandíbulas. Habría cazado peces y criaturas parecidas a los calamares en el mar tropical. Crédito: Phillip Krzeminski

 

Janavis finalidens -una especie de ave extinta que vivió hace 66,7 millones de años y que fue una de las últimas aves dentadas de la historia- tenía un pico móvil y diestro, casi indistinguible del de la mayoría de las aves modernas. El descubrimiento demuestra que ese pico móvil, uno de los rasgos clave del cráneo que caracteriza al 99% de las aves modernas, evolucionó antes de la extinción masiva de finales del Cretácico. También sugiere que los cráneos de avestruces, emús y sus parientes evolucionaron hacia atrás, volviendo a una condición más primitiva después de que surgieran las aves modernas.

Cada una de las aproximadamente 11.000 especies de aves que existen en la actualidad se clasifica en uno de los dos grupos principales, según la disposición de los huesos del paladar.

Los avestruces, los emús y sus parientes se clasifican en Palaeognathae ("mandíbulas antiguas"), lo que significa que, como los humanos, sus huesos del paladar están fusionados en una masa sólida.

Todos los demás grupos de aves se clasifican en Neognathae ("mandíbulas modernas"), lo que significa que sus huesos del paladar están conectados por una articulación móvil. Esto hace que sus picos sean mucho más ágiles, útiles para la construcción de nidos, el aseo, la recolección de alimentos y la defensa.

Los dos grupos fueron clasificados originalmente por el biólogo británico Thomas Huxley.

En 1867, dividió todas las aves vivas en grupos de mandíbulas "antiguas" o "modernas". Supuso que la configuración de la mandíbula "antigua" era la condición original de las aves modernas, y que la mandíbula "moderna" surgió posteriormente.

"Esta suposición se ha dado por sentada desde entonces", afirma el Dr. Daniel Field, investigador del Departamento de Ciencias de la Tierra y del Museo de Zoología de la Universidad de Cambridge.

"La principal razón por la que esta suposición ha perdurado es que no hemos tenido ningún paladar de ave fósil bien conservado del periodo en que se originaron las aves modernas".

Paladar de Janavis finalidens en comparación con el de un faisán y un avestruz. La anatomía del paladar de Janavis probablemente se aproxima a la del ancestro común más reciente de todas las aves vivas, y es más parecida a la de las aves parecidas a los pollos y a los patos, como los faisanes, que a la de avestruces y emús, que antes se creía que presentaban la condición de aves ancestrales. Crédito: Juan Benito y Daniel Field, Universidad de Cambridge
Paladar de Janavis finalidens en comparación con el de un faisán y un avestruz. La anatomía del paladar de Janavis probablemente se aproxima a la del ancestro común más reciente de todas las aves vivas, y es más parecida a la de las aves parecidas a los pollos y a los patos, como los faisanes, que a la de avestruces y emús, que antes se creía que presentaban la condición de aves ancestrales. Crédito: Juan Benito y Daniel Field, Universidad de Cambridge


Janavis finalidens vivió en lo que hoy es Bélgica hace aproximadamente 66,7 millones de años y, al igual que los dinosaurios no avianos y otras aves dentadas, no sobrevivió al evento de extinción masiva de finales del Cretácico.

Su esqueleto parcial se encontró en la década de 1990 en la cantera CBR-Romontbos, cerca de la ciudad belga de Lieja.

Janavis finalidens pesaba alrededor de 1,5 kg y tenía el tamaño de un buitre moderno.

Aunque todavía tenía dientes, lo que la convierte en un ave premoderna, la estructura de su mandíbula es la del tipo moderno y móvil.

"Utilizando análisis geométricos, pudimos demostrar que la forma del hueso del paladar fósil era extremadamente similar a la de los pollos y patos vivos", dijo Pei-Chen Kuo, estudiante de doctorado en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Cambridge.

"Sorprendentemente, los huesos del paladar de las aves que menos se parecen al de Janavis finalidens son los de las avestruces y sus parientes. La evolución no se produce en línea recta", añadió Klara Widrig, estudiante de doctorado en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Cambridge.

"Este fósil demuestra que el pico móvil, una condición que siempre habíamos pensado que era posterior al origen de las aves modernas, en realidad evolucionó antes de que éstas existieran".

"Hemos estado completamente al revés en nuestras suposiciones sobre cómo evolucionó el cráneo de las aves modernas durante bastante más de un siglo".

Fuentes, créditos y referencias:

Daniel Field, Cretaceous ornithurine supports a neognathous crown bird ancestor, Nature (2022). DOI: 10.1038/s41586-022-05445-y. www.nature.com/articles/s41586-022-05445-y 

Fuentes: Universidad de Cambridge, SciNews

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram