Más de 30 nuevas y extrañas especies de aguas profundas encontradas en el lecho marino del Pacífico


El Psychropotes dyscrita, apodado la ardilla de goma, es un tipo de pepino de mar que se encuentra en las profundidades del océano. Imagen © Expedición DeepCCZ, Gordon & Betty Moore Foundation y NOAA.
El Psychropotes dyscrita, apodado la ardilla de goma, es un tipo de pepino de mar que se encuentra en las profundidades del océano. Imagen © Expedición DeepCCZ, Gordon & Betty Moore Foundation y NOAA.

Científicos del Museo de Historia Natural del Reino Unido han descubierto más de 30 especies potencialmente nuevas que viven en el fondo del mar. Las nuevas especies fueron recogidas en las llanuras abisales de la zona Clarion-Clipperton, en el Pacífico central, mediante un vehículo operado por control remoto (ROV).

La Zona Clarion-Clipperton (CCZ) abarca más de cinco millones de kilómetros cuadrados en el Océano Pacífico, situada entre Hawai y México. Su profundidad es de unos 5.500 metros.

En total, el ROV recogió 48 especies diferentes. Nueve de ellas son ya conocidas por la ciencia, pero las 39 restantes pueden ser especies nuevas. Sin embargo, no es fácil acceder a ellas.

La Dra. Guadalupe Bribiesca-Contreras, autora principal de un nuevo estudio que revela esta diversidad hasta ahora desconocida, declaró: "Esta investigación es importante no sólo por el número de especies potencialmente nuevas que se han descubierto, sino porque estos especímenes de megafauna sólo se habían estudiado anteriormente a partir de imágenes del fondo marino. Sin los especímenes y los datos de ADN que contienen, no podemos identificar adecuadamente a los animales y comprender cuántas especies diferentes hay".

Esta estrella de mar Zoroaster no identificada es una de las especies que pueden ser nuevas para la ciencia. Imagen © Expedición DeepCCZ, Gordon & Betty Moore Foundation y NOAA.
Esta estrella de mar Zoroaster no identificada es una de las especies que pueden ser nuevas para la ciencia. Imagen © Expedición DeepCCZ, Gordon & Betty Moore Foundation y NOAA.

El Dr. Adrian Glover, investigador de mérito que dirige el Grupo de Investigación de las Profundidades Marinas del Museo, afirma: "Sabemos que los pequeños animales de tamaño milimétrico, llamados macrofauna, tienen una gran biodiversidad en los abismos. Sin embargo, nunca hemos tenido mucha información sobre los animales más grandes que llamamos megafauna, ya que se han recogido muy pocas muestras. Este estudio es el primero que sugiere que la diversidad puede ser muy alta también en estos grupos".

La ZCC ha sido un tema de interés para los científicos a la hora de evaluar los impactos de la minería del fondo marino en este entorno; sin embargo, es remota y difícil de investigar.

Guadalupe dijo: "El mar profundo está muy poco estudiado. Es costoso salir en cruceros de investigación, y generalmente no vuelven a las mismas zonas. Uno de los problemas es que en la ZCC se han protegido zonas, pero sabemos bastante poco de ellas".

"Nuestro estudio analizó tres de estas Áreas de Especial Interés Ambiental (API) protegidas gracias a las subvenciones de la Fundación Gordon y Betty Moore y de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, y a la dirección del profesor emérito Craig Smith de la Universidad de Hawai".

La Peniagone vitrea es una de las especies de aguas profundas más antiguas que se conocen, ya que fue descubierta por la expedición Challenger en la década de 1870. Imagen © Expedición DeepCCZ, Gordon & Betty Moore Foundation y NOAA.
La Peniagone vitrea es una de las especies de aguas profundas más antiguas que se conocen, ya que fue descubierta por la expedición Challenger en la década de 1870. Imagen © Expedición DeepCCZ, Gordon & Betty Moore Foundation y NOAA.

El coautor, el Dr. Thomas Dahlgren, de la Universidad de Gotemburgo, estudió los vídeos. Dice: "Al conducir el ROV por el fondo marino, al principio parecía que los animales eran increíblemente raros".

"Hubo momentos en los que no vimos ni un solo animal durante bastante tiempo. Pero, increíblemente, cada animal que encontrábamos era casi siempre una especie diferente. Es un ecosistema muy inusual".

Guadalupe dijo: "Definitivamente no esperaba encontrar tantos animales. No estábamos seguros de que hubiera especies conocidas de la zona, ya que hay muchas especies que aún no se han descrito".

Los ejemplares más antiguos con partes del cuerpo frágiles, como los brazos, suelen estar dañados debido a los métodos de recolección menos delicados que se utilizaban en el pasado. Imagen © Expedición DeepCCZ, Gordon & Betty Moore Foundation & NOAA.
Los ejemplares más antiguos con partes del cuerpo frágiles, como los brazos, suelen estar dañados debido a los métodos de recolección menos delicados que se utilizaban en el pasado. Imagen © Expedición DeepCCZ, Gordon & Betty Moore Foundation & NOAA.

"Pensábamos que algunas de las especies que encontramos eran cosmopolitas, que vivían en grandes áreas del océano, pero al examinar más detenidamente su ADN, descubrimos que son especies diferentes, posiblemente restringidas a hábitats más pequeños. Probablemente aún no hay suficientes muestras para comprender plenamente la variación dentro de ellas".

Fuentes, créditos y referencias:

Guadalupe Bribiesca-Contreras et al. Benthic megafauna of the western Clarion-Clipperton Zone, Pacific Ocean. ZooKeys 1113: 1-110. DOI: 10.3897/zookeys.1113.82172

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram