La comida para perros que se vende en Europa contiene bacterias resistentes a los antibióticos, incluidas las "superbacterias" encontradas en pacientes hospitalizados

 

La comida para perros que se vende en Europa contiene bacterias resistentes a los antibióticos, incluidas las "superbacterias" encontradas en pacientes hospitalizados
 Un Bulldog Inglés blanco y negro se para delante de unas galletas en un cuenco durante el día

La comida industrial para perros es un vehículo de enterococos multirresistentes que portan genes de virulencia a menudo relacionados con infecciones humanas

El aumento del número de animales de compañía en los últimos años ha ido seguido de un crecimiento exponencial del sector de la alimentación industrial para mascotas, que ha ido acompañado de nuevos riesgos para la seguridad alimentaria, concretamente la resistencia a los antibióticos. El objetivo de este estudio fue investigar si los alimentos para perros disponibles comercialmente en Portugal son un reservorio de Enterococcus resistentes a los antibióticos de importancia clínica. Se recogieron 55 muestras (25 marcas; 22 húmedas, 14 crudas congeladas, 8 secas, 7 golosinas y 4 semihúmedas) en 9 superficies comerciales de la región de Oporto (septiembre de 2019 a enero de 2020). La mayoría de las muestras se obtuvieron de marcas que se comercializan en todo el mundo (n = 21/25). El procesamiento de las muestras (25 g) incluyó pasos de preenriquecimiento y enriquecimiento en medios de cultivo sin/con 3 antibióticos, y luego chapado en medios selectivos sin/con los mismos antibióticos. Se estudió la susceptibilidad a 13 antibióticos (difusión en disco; Etest; microdilución) según EUCAST/CLSI. Se identificaron por PCR las especies clínicamente relevantes (E. faecium y E. faecalis), los genes de resistencia a los antibióticos (vanA, vanB, optrA, poxtA) y de virulencia (por ejemplo, ptsD, esp, sgrA). Otras especies de Enterococcus se identificaron mediante MALDI-TOF MS. La clonalidad se estableció mediante MLST en aislados seleccionados.

Se detectaron Enterococcus (n = 184; 7 especies; >85% E. faecium y E. faecalis) en 30 muestras (54%) de diferentes tipos (14 crudas, 16 tratadas térmicamente-7 secas, 6 húmedas, 3 tratadas). E. faecium y E. faecalis fueron más frecuentes en las muestras secas y húmedas, respectivamente. Más del 40% de los enterococos recuperados eran resistentes a la eritromicina, la tetraciclina, la quinupristina-dalfopristina, la estreptomicina, la gentamicina, el cloranfenicol, la ampicilina o la ciprofloxacina, y en menor medida al linezolid (23%; optrA, poxtA) o a la vancomicina y la teicoplanina (2% cada una; vanA). Los aislados multirresistentes (31%), incluso a la vancomicina y al linezolid, se obtuvieron sobre todo de alimentos crudos, aunque también se detectaron en muestras húmedas o en golosinas, y principalmente de medios de cultivo suplementados con antibióticos. Las muestras sometidas a tratamiento térmico portaban mayoritariamente aislados no MDR. La variedad de clones observados incluía cepas previamente identificadas en pacientes hospitalizados (E. faecium ST17/ST80; E. faecalis ST40), animales de granja, mascotas y cepas ambientales. Este estudio demuestra que la comida para perros de marcas internacionales es un vehículo de enterococos clínicamente relevantes que portan resistencia a los antibióticos de último recurso y genes de virulencia relevantes, lo que sitúa a la comida para mascotas como una importante fuente de propagación de la resistencia a los antibióticos en el contexto de One Health. La elevada incidencia de enterococos en diversas muestras de alimentos para perros indica la necesidad de revisar la selección de las materias primas y las prácticas de fabricación e higiene en un sector alimentario emergente que crece en todo el mundo.

Una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID), celebrado este año en Internet, revela que la comida cruda para perros es una fuente importante de bacterias resistentes a los antibióticos, lo que la convierte en un riesgo para la salud pública internacional.

Dado que algunas de las bacterias multirresistentes presentes en los alimentos crudos para perros son idénticas a las encontradas en pacientes hospitalizados en varios países europeos, los investigadores afirman que la tendencia a alimentar a los perros con alimentos crudos puede estar alimentando la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos.

Se calcula que las infecciones resistentes a los medicamentos matan a unas 700.000 personas al año en todo el mundo y, según las previsiones, la cifra aumentará a 10 millones en 2050 si no se toman medidas, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la resistencia a los antibióticos una de las mayores amenazas para la salud pública que afronta la humanidad.

Para averiguar si los alimentos para mascotas son una fuente potencial de propagación de bacterias resistentes a los antibióticos, la Dra. Ana R. Freitas, la Dra. Carla Novais, la Dra. Luísa Peixe y sus colegas de la UCIBIO, de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Oporto, Portugal, analizaron los alimentos para perros de los supermercados y las tiendas de mascotas en busca de enterococos.

Los enterococos son bacterias oportunistas. Viven de forma inofensiva en los intestinos de humanos y animales, pero pueden causar infecciones graves si se extienden a otras partes del cuerpo.

En el estudio se incluyeron 55 muestras de alimentos para perros (22 húmedos, 8 secos, 4 semihúmedos, 7 golosinas y 14 crudos-congelados) de 25 marcas disponibles a nivel nacional e internacional. Los alimentos crudos-congelados incluían pato, salmón, pavo, pollo, cordero, ganso, ternera y verduras.

Treinta muestras (54%) contenían Enterococos. Más del 40% de los Enterococos eran resistentes a los antibióticos eritromicina, tetraciclina, quinupristina-dalfopristina, estreptomicina, gentamicina, cloranfenicol, ampicilina o ciprofloxacina. También había resistencia a la vancomicina y la teicoplanina (2% cada una) y el 23% de los enterococos eran resistentes al linezolid.

El linezolid es un antibiótico de último recurso, utilizado en infecciones graves cuando han fallado otros fármacos, y está considerado como un tratamiento de importancia crítica por la OMS.

Todas las muestras de alimentos crudos para perros contenían Enterococos multirresistentes, incluyendo bacterias resistentes al linezolid. En cambio, sólo tres de las muestras no crudas contenían bacterias multirresistentes.

La secuenciación genética reveló que algunas de las bacterias multirresistentes de los alimentos crudos para perros eran idénticas a las bacterias aisladas de pacientes hospitalizados en el Reino Unido, Alemania y los Países Bajos. También se han encontrado bacterias genéticamente idénticas en animales de granja y aguas residuales en el Reino Unido.

En otro experimento, los investigadores transfirieron genes de resistencia a los antibióticos de las bacterias encontradas en la comida para perros a otras bacterias experimentales, lo que sugiere que esto también puede ocurrir en la naturaleza.

Los investigadores concluyen que la comida para perros es una fuente de bacterias resistentes a los antibióticos de último recurso y que podrían transmitirse a los humanos. La comida para perros, añaden, podría ser un impulsor de la resistencia a los antibióticos a nivel mundial que se ha pasado por alto.

El Dr. Freitas añade: "El estrecho contacto de los humanos con los perros y la comercialización de las marcas estudiadas en diferentes países supone un riesgo para la salud pública internacional.

"Las autoridades europeas deben concienciar sobre los posibles riesgos para la salud al alimentar a las mascotas con dietas crudas y hay que revisar la fabricación de alimentos para perros, incluida la selección de ingredientes y las prácticas de higiene".

"Los propietarios de perros deben lavarse siempre las manos con agua y jabón justo después de manipular la comida para mascotas y después de recoger las heces".  

Fuentes, creditos y referencias:

Más información: Liliana Finisterra et al, La comida industrial para perros es un vehículo de enterococos multirresistentes que portan genes de virulencia a menudo relacionados con infecciones humanas, International Journal of Food Microbiology (2021). DOI: 10.1016/j.ijfoodmicro.2021.109284
Información de la revista: International Journal of Food Microbiology

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram