Los astrónomos buscan pruebas de tecnología construida por extraterrestres

 

Los astrónomos buscan pruebas de tecnología construida por extraterrestres
La detección en 2017 de un extraño objeto interestelar apodado 'Oumuamua (representación artística arriba) impulsó esta semana el lanzamiento de un proyecto de búsqueda de tecnología alienígena en la Tierra o cerca de ella.
Observatorio Europeo Austral/M. Kornmesser

Se lanza un proyecto para buscar visitantes extraterrestres en nuestro Sistema Solar

El objeto de forma extraña que pasó zumbando junto al Sol y la Tierra en 2017 en una trayectoria desde fuera de nuestro Sistema Solar suscitó una serie de especulaciones. La mayoría de los científicos creen que el visitante con forma de cigarro, de menos de un kilómetro de largo, era un cometa o asteroide procedente de una estrella cercana o algún otro residuo cósmico. Pero el astrofísico teórico Avi Loeb, de la Universidad de Harvard, sostuvo que 'Oumuamua, que en hawaiano significa "explorador", era una creación alienígena: una vela de luz, una antena o incluso una nave espacial. Hoy ha anunciado un plan para buscar más objetos de este tipo: un esfuerzo respaldado por la filantropía llamado Proyecto Galileo.

El proyecto utilizará telescopios existentes y nuevos para buscar sistemáticamente artefactos misteriosos que podrían ser satélites ocultos en la órbita terrestre, objetos interestelares -ya sean naturales o fabricados- e incluso naves inexplicables en la atmósfera terrestre. "No importa realmente si es un artefacto natural o una reliquia. Si buscamos, encontraremos algo nuevo", afirma Loeb.

Después de que Loeb publicara un libro, Extraterrestre: La primera señal de vida inteligente más allá de la Tierra, en el que defendía que 'Oumuamua era algún tipo de tecnología alienígena, dice que varias personas adineradas se pusieron en contacto -sin solicitarlo- para ofrecer financiación para dicha investigación. Cuatro de ellos acabaron donando 1,75 millones de dólares, cantidad suficiente para que pudiera seguir adelante con sus planes. Reunió un equipo de investigación en el que participaron varios astrónomos conocidos e investigadores de otros campos, aunque admite que no todos a los que se dirigió fueron receptivos. "La comunidad científica debe tener la mente abierta. Así es como avanzamos", dice Loeb.


Se lanza un proyecto para buscar visitantes extraterrestres en nuestro Sistema Solar
El proyecto Galileo se anunció un mes después de que el Pentágono publicara un informe sobre fenómenos aéreos no identificados, en el que se afirmaba que su naturaleza no estaba clara. 

 

El proyecto propone utilizar los datos de los telescopios de sondeo existentes y futuros, como el Observatorio Vera C. Rubin de 8 metros que se está construyendo en Chile, para buscar más objetos como 'Oumuamua. La detección temprana de estos objetos dará a los investigadores más tiempo para estudiarlos que los dos meses que tardó 'Oumuamua en salir del alcance de los telescopios. Loeb también espera diseñar -en colaboración con agencias o empresas espaciales- una misión espacial lista para ser lanzada con el fin de estudiar un objeto entrante de cerca.

Algunos investigadores implicados en la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI) ven con buenos ojos este tipo de estudios. "Todo el mundo estaría encantado de ver de cerca" algo como 'Oumuamua, dice el astrónomo Jason Wright, director del Centro de Inteligencia Extraterrestre de Penn State. "Debemos estar preparados para el próximo 'Oumuamua", afirma el astrofísico Adam Frank, de la Universidad de Rochester. "Aprenderemos mucho sobre estas cosas, sean lo que sean".

Otros se preguntan qué aportará el Proyecto Galileo a las actuales búsquedas de objetos interestelares. Alan Fitzsimmons, de la Universidad Queen's de Belfast, colíder del equipo de investigación de 'Oumuamua organizado por el Instituto Internacional de Ciencias Espaciales, señala que las redes de alerta existentes ya rastrean los datos de los telescopios cada hora en busca de objetos interestelares entrantes. Fitzsimmons añade que la Agencia Espacial Europea está trabajando en una misión interceptora de cometas que se lanzará en 2028 y que se mantendrá en órbita a la espera de un objetivo adecuado, ya sea un cometa o un objeto interestelar, antes de salir corriendo a su encuentro. "La comunidad no puede esperar los descubrimientos del Observatorio Vera Rubin", afirma.

El Proyecto Galileo también tiene previsto buscar artefactos alienígenas más cerca de casa. El mes pasado, el director de la inteligencia nacional de Estados Unidos publicó un informe para el Congreso en el que se describía lo que se sabe sobre 144 informes de fuentes militares y de inteligencia sobre fenómenos aéreos no identificados (FAN), también conocidos como objetos voladores no identificados. El informe concluía que la mayoría de los FAN probablemente eran objetos físicos -en contraposición a los fenómenos ópticos o atmosféricos-, pero los datos eran tan pobres que no se podía determinar si se trataba de "desorden", como globos meteorológicos y aviones no tripulados, programas aún secretos de agencias estadounidenses o extranjeras, o algo más. "El gobierno es la organización más conservadora que se pueda imaginar", dice Loeb. Que admita que no sabe lo que son los PAU es "una declaración muy significativa".

El Proyecto Galileo tendrá como objetivo obtener imágenes de alta calidad de los FANI para descubrir su naturaleza. Un telescopio de un metro con un sensor moderno puede ver detalles tan pequeños como un milímetro en un objeto a un kilómetro de distancia, dice Loeb, y un instrumento de este tipo puede pedirse de la estantería por 500.000 dólares. Si la financiación lo permite, Loeb colocaría decenas de telescopios en posiciones estratégicas en todo el mundo, escaneando los cielos en busca de UAP, tal vez con la ayuda de radares y sensores infrarrojos.

"Es razonable preguntarse si la Tierra ha sido visitada en sus 4.500 millones de años de historia", dice Frank. Si descubriéramos signos evidentes de vida en exoplanetas cercanos, enviaríamos sondas, dice. "Buscar artefactos [cerca de casa] es un enfoque razonable". Pero otros investigadores se resisten a la idea de que los PAU tengan algo que ver con el SETI. "No parecen tener ninguna conexión obvia", dice Wright. Fitzsimmons fue menos diplomático. "De acuerdo, eso es una tontería", dice.

Una tercera parte del proyecto consistiría en buscar satélites extraterrestres en órbita alrededor de la Tierra utilizando técnicas de inteligencia artificial para procesar los datos de los telescopios de reconocimiento existentes. De nuevo, los investigadores señalan que las agencias gubernamentales ya tienen una sofisticada vigilancia de todo lo que está en órbita alrededor de la Tierra con un tamaño superior a 10 centímetros. "Los militares son muy buenos en eso", dice Wright.

Durante la promoción de su libro, Loeb caracterizó a sus colegas como cegados y con prejuicios contra la búsqueda de reliquias y señales alienígenas, conocidas como tecnosignaturas. Tampoco ganó adeptos por un intercambio malhumorado en febrero con la pionera del SETI, Jill Tarter. Pero ahora es más diplomático y reconoce que su búsqueda "saca a la gente de su zona de confort".

Pero es "una oportunidad emocionante", dice. "Encontraremos lo que sea que encontremos y miraremos las pruebas".


Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram