Este enjambre de diminutos robots nadadores podría buscar señales de vida extraterrestre


Esta ilustración muestra el concepto de criobot de la NASA llamado Probe using Radioisotopes for Icy Moons Exploration (PRIME) que despliega diminutos robots en forma de cuña en el océano a kilómetros de distancia de un módulo de aterrizaje en la superficie helada de un mundo oceánico. Crédito: NASA/JPL-Caltech
Esta ilustración muestra el concepto de criobot de la NASA llamado Probe using Radioisotopes for Icy Moons Exploration (PRIME) que despliega diminutos robots en forma de cuña en el océano a kilómetros de distancia de un módulo de aterrizaje en la superficie helada de un mundo oceánico. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Los ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA están trabajando en el desarrollo de un enjambre de robots nadadores del tamaño de un teléfono móvil que podrían recorrer el agua que se encuentra bajo el caparazón helado de varios kilómetros de espesor de la luna Europa de Júpiter o de la luna Encélado de Saturno, en busca de signos de vida extraterrestre. Los diminutos robots se liberarían bajo el agua, nadando lejos de su nave nodriza para tomar la medida de un nuevo mundo.

Denominado Sensing With Independent Micro-Swimmers (SWIM), el concepto ha recibido recientemente 600.000 dólares de financiación de la fase II del programa Innovative Advanced Concepts (NIAC) de la NASA. Estos mini-nadadores serían mucho más pequeños que otros conceptos de robots de exploración oceánica planetaria, lo que permitiría cargar muchos de ellos de forma compacta en una sonda de hielo. Aumentarían el alcance científico de la sonda y podrían incrementar la probabilidad de detectar indicios de vida mientras se evalúa la posible habitabilidad de un cuerpo celeste oceánico lejano.

El concepto SWIM, en su fase inicial, prevé robots en forma de cuña de unos 12 centímetros de largo y un volumen de entre 60 y 75 centímetros cúbicos. Unas cuatro docenas de estos robots podrían caber en una sección de 4 pulgadas (10 centímetros de largo) de un criobot de 10 pulgadas (25 centímetros) de diámetro, ocupando sólo un 15% de la asignación de carga útil científica, lo que permitiría llevar más instrumentos a bordo.

En el concepto Sensing With Independent Micro-Swimmers (SWIM), ilustrado aquí, docenas de pequeños robots descenderían a través de la cáscara helada de una luna lejana mediante un criobot - representado a la izquierda - hasta el océano que se encuentra debajo. Crédito: NASA/JPL-Caltech
En el concepto Sensing With Independent Micro-Swimmers (SWIM), ilustrado aquí, docenas de pequeños robots descenderían a través de la cáscara helada de una luna lejana mediante un criobot - representado a la izquierda - hasta el océano que se encuentra debajo. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Los robots SWIM se conectarían a través de un cable de comunicaciones con el módulo de aterrizaje en la superficie, que a su vez sería el punto de contacto con los controladores de la misión en la Tierra. SWIM también permitiría recopilar datos lejos de la batería nuclear de los criobots, de la que dependería la sonda para fundir un camino descendente a través del hielo. Una vez en el océano, el calor de la batería crearía una burbuja térmica que derretiría lentamente el hielo y podría provocar reacciones que cambiarían la química del agua.

Cada uno de estos robots SWIM dispondría de su propio sistema de propulsión, ordenador de a bordo y sistema de comunicación por ultrasonidos, junto con sensores sencillos de temperatura, salinidad, acidez, presión y química para controlar los biomarcadores, es decir, las señales de vida.

Los robots SWIM podrían agruparse en un comportamiento inspirado en el de los peces o las aves, reduciendo así los errores en los datos gracias a la superposición de sus mediciones. Esos datos grupales también podrían mostrar gradientes -de temperatura o salinidad, por ejemplo- que aumenten en los sensores colectivos del enjambre y apunten hacia la fuente de la señal que están detectando.

"Si hay gradientes de energía o químicos, así es como puede empezar a surgir la vida. Tendríamos que ir río arriba del criobot para percibirlos", dijo el diseñador del concepto, Ethan Schaler, del JPL de la NASA.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram