Los tiburones ballena son los mayores omnívoros del mundo, según un estudio


No es una ballena, pero los tiburones ballena son los peces más grandes del mar. Crédito: Andre Rerekura, Instituto Australiano de Ciencias Marinas
No es una ballena, pero los tiburones ballena son los peces más grandes del mar. Crédito: Andre Rerekura, Instituto Australiano de Ciencias Marinas

El tiburón ballena (Rhincodon typus), del que se han registrado hasta 18 m de longitud, es la especie de pez más grande que se conoce. Esta criatura se alimenta por filtración y desde hace tiempo se ha observado que se alimenta de plancton, incluyendo krill, copépodos, larvas de cangrejo, calamares diminutos o peces. Pero nuevas investigaciones demuestran que las macroalgas flotantes, Sargassum, son una importante fuente de alimento para el tiburón ballena.

"Esto hace que nos replanteemos todo lo que creíamos saber sobre lo que comen los tiburones ballena. Y, de hecho, lo que hacen en mar abierto", dijo el autor principal, el Dr. Mark Meekan, biólogo de peces del Instituto Australiano de Ciencias Marinas.

"En tierra, todos los animales más grandes siempre han sido herbívoros".

"En el mar, siempre pensamos que los animales que se han hecho realmente grandes, como las ballenas y los tiburones ballena, se alimentaban un escalón más arriba en la cadena alimentaria de animales parecidos a los camarones y peces pequeños".

"Resulta que tal vez el sistema de evolución en tierra y en el agua no es tan diferente después de todo".

Para averiguar qué comían exactamente los tiburones ballena, el Dr. Meekan y sus colegas recogieron muestras de posibles fuentes de alimento en el Arrecife Ningaloo de Australia Occidental, desde plancton diminuto hasta grandes algas.

Luego compararon los aminoácidos y ácidos grasos del plancton y el material vegetal con los de los tiburones ballena.

El tejido del tiburón ballena contenía compuestos que se encuentran en el Sargassum, un tipo de alga marrón común en Ningaloo, que se desprende del arrecife y flota en la superficie.

Los científicos hicieron el descubrimiento mientras estudiaban a los tiburones ballena en el arrecife Ningaloo de Australia Occidental. Fotografía: Simon J Pierce/PA
Los científicos hicieron el descubrimiento mientras estudiaban a los tiburones ballena en el arrecife Ningaloo de Australia Occidental. Fotografía: Simon J Pierce/PA

"Creemos que, a lo largo de la evolución, los tiburones ballena han desarrollado la capacidad de digerir parte de este Sargassum que entra en sus intestinos", dijo el Dr. Meekan.

"Así, la visión que tenemos de los tiburones ballena que vienen a Ningaloo sólo para darse un festín con estos pequeños krill es sólo la mitad de la historia. En realidad, también están allí comiendo una buena cantidad de algas".

"Nos sorprendió la firma bioquímica del tiburón ballena", dijo la Dra. Patti Virtue, oceanógrafa biológica del Instituto de Estudios Marinos y Antárticos de la Universidad de Tasmania.

"Es muy extraño, porque en sus tejidos no tienen una firma de ácidos grasos o isótopos estables de un animal que se alimenta de krill".

"Algo como un tiburón ballena, que nada por el agua con la boca abierta, va a ingerir muchas cosas diferentes", añadió el coautor, el Dr. Andy Revill, biogeoquímico del CSIRO.

"Pero no se sabe cuánto de eso ha sido utilizado por el animal y cuánto sale directamente por el otro extremo".

"Mientras que los isótopos estables, al estar realmente incorporados al cuerpo, reflejan mucho mejor lo que los animales utilizan realmente para crecer".

Fuentes, créditos y referencias:

M.G. Meekan et al. The world’s largest omnivore is a fish. Ecology, published online July 19, 2022; doi: 10.1002/ecy.3818

Créditos a SciNews

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram