El organismo vivo más grande de la Tierra, se está "muriendo" a causa de los herbívoros y los cercados

Foto otoñal del organismo más antiguo del mundo, un bosquecillo de Populus tremuloides (álamo temblón) que comparte un sistema de raíces, del sitio web del Bosque Nacional de Fish Lake. Crédito. Wikimedia Common
Foto otoñal del organismo más antiguo del mundo, un bosquecillo de Populus tremuloides (álamo temblón) que comparte un sistema de raíces, del sitio web del Bosque Nacional de Fish Lake. Crédito. Wikimedia Common

Se cree que el clon de álamo temblón (Populus tremuloides) de 43 hectáreas en Utah (Estados Unidos) es el mayor organismo vivo de la Tierra por su masa en peso seco.

El clon de álamo de Pando, también conocido como el Gigante Tembloroso, es el mayor organismo conocido en nuestro planeta en términos de masa de peso seco.

Este "bosque de un solo árbol" tiene una masa estimada de 5,9 millones de kg, y cubre unas 43 ha (106 acres) en el Bosque Nacional Fishlake del centro-sur de Utah.

Está formado por más de 47.000 tallos o "ramets" genéticamente idénticos sobre el suelo que se originan en un único clon parental subterráneo.

La colonia clonal se describió por primera vez en la década de 1970 y posteriormente recibió el nombre de 'Pando' (en latín: me extiendo) basándose en su estrategia de reproducción vegetativa y en su supuesto linaje antiguo.

En 2018, los investigadores de la Universidad Estatal de Utah Paul Rogers y Darren McAvoy completaron la primera evaluación exhaustiva de Pando.

Descubrieron que los ciervos que ramonean -y en menor medida el ganado- estaban dañando el rodal, limitando el crecimiento de los nuevos chupones de álamo y poniendo una fecha de caducidad efectiva a la colosal planta.

A medida que los árboles más viejos envejecían, los nuevos brotes de álamo no sobrevivían a los voraces cazadores para reemplazarlos. Pando estaba muriendo lentamente.

Para hacer frente a esta amenaza, los gestores instalaron vallas alrededor de una parte de la masa forestal para mantener alejados a los animales de pastoreo, creando una especie de experimento.

El Dr. Rogers regresó recientemente para evaluar la estrategia y hacer un chequeo de la salud general de Pando.

Las técnicas de campo Rebekah Adams y Etta Crowley miden la vegetación bajo Pando, el mayor organismo vivo del mundo. Una reciente evaluación de la enorme masa de álamo temblón del centro-sur de Utah descubrió que Pando parece tomar tres caminos ecológicos dispares en función de cómo se gestionen los distintos segmentos. Crédito: Universidad Estatal de Utah
Las técnicas de campo Rebekah Adams y Etta Crowley miden la vegetación bajo Pando, el mayor organismo vivo del mundo. Una reciente evaluación de la enorme masa de álamo temblón del centro-sur de Utah descubrió que Pando parece tomar tres caminos ecológicos dispares en función de cómo se gestionen los distintos segmentos. Crédito: Universidad Estatal de Utah

"Parece que Pando está tomando tres caminos ecológicos distintos según la gestión de los segmentos", dijo.

"Alrededor del 16% del rodal está adecuadamente vallado para mantener alejados a los animales que ramonean; los nuevos álamos temblones sobreviven a esos primeros años tiernos para establecerse en nuevos árboles".

"Pero en más de un tercio del rodal, el vallado se ha deteriorado y se ha reforzado últimamente".

"El ramoneo del pasado sigue teniendo efectos adversos en esta sección; los árboles viejos y moribundos siguen superando en número a los jóvenes".

"Y las zonas que permanecen sin vallar (aproximadamente el 50% del rodal) siguen teniendo niveles concentrados de ciervos y ganado que consumen la mayor parte de los brotes jóvenes".

"Estas zonas duramente afectadas están ahora cambiando ecológicamente de forma distinta".

"Los tallos maduros del álamo temblón mueren sin ser reemplazados, abriendo el sotobosque y permitiendo que más luz solar llegue constantemente al suelo del bosque, lo que altera la composición de las plantas."

"Estas áreas no cercadas están experimentando el declive más rápido del álamo, mientras que las otras áreas cercadas están tomando sus propios cursos únicos - en efecto, rompiendo este bosque único, históricamente uniforme."

"La solución para la supervivencia de Pando podría no ser sólo más vallas", dijo el científico.

"Mientras que las zonas no valladas están muriendo rápidamente, el vallado por sí solo está fomentando la regeneración de una sola edad en un bosque que se ha sostenido a lo largo de los siglos mediante un crecimiento variable".

"Aunque esto no parezca crítico, ya se están produciendo patrones de crecimiento del álamo y del sotobosque contrarios al pasado".

"Creo que si intentamos salvar el organismo sólo con vallas, nos encontraremos intentando crear algo parecido a un zoo en la naturaleza".

"Aunque la estrategia de vallado es bienintencionada, en última instancia tendremos que abordar los problemas subyacentes de demasiados ciervos y ganado que ramonean en este paisaje".

Fuentes, créditos y referencias:

Paul C. Rogers. Pando's pulse: Vital signs signal need for course correction at world‐renowned aspen forest. Conservation Science and Practice, 2022; DOI: 10.1111/csp2.12804

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio publicitario

Reciba actualizaciones por Telegram